¿Qué Hay De Malo Con Los Granos?

By admin / noviembre 2, 2017

las personas han comido granos por unos 10.000 años – desde la Revolución Agrícola. Los granos son una gran parte de la cultura norteamericana y de muchos sitios del mundo; diablos, incluso la USDA recomienda a las personas comer múltiples porciones de granos por día para mantenerse saludables. Entonces, ¿qué hay de malo con los granos?

El problema con los granos es que nuestros cuerpos no están adaptados para comerlos. Por cientos de miles (o más) de años, nuestros ancestros cazaban y recolectaban sus alimentos. No cultivaban trigo, arroz, cebada, avena u otros granos; ellos recolectaban bayas y otros frutos y vegetales silvestres, y comían la carne de los animales que cazaban y mataban.

De hecho, ningún mamífero está diseñado para comer granos. Cuando lo hacemos, nuestros cuerpos pueden rebelarse y llevarnos a la enfermedad celíaca, intolerancias al gluten y enfermedades autoinmunes, entre otros.

Deficiencias De Vitaminas Y Minerales

nutrient-deficiency
Lo engañoso es que, cuantos más granos de cereal comen las personas, menos frutas y vegetales tienden a consumir, lo que contribuye aún más a las deficiencias nutricionales. Los granos en sí tienen bajos niveles de vitaminas y minerales, y nada de B12. Simplemente no hay manera de recibir los nutrientes necesarios basándonos en una dieta de todos-granos o de granos-y-vegetales.

La vitamina B12, además de otros varios micronutrientes, se halla sólo en los productos animales. Las culturas que comen primariamente granos tendrán deficiencias de B12, además de otros nutrientes. Los humanos no hemos evolucionado para ser primariamente comedores de plantas.

Anti-Nutrientes

anti-nutrients
Los anti-nutrientes son los sistemas de defensa de las plantas a los predadores. Estos sistemas ayudan a las plantas a garantizar su capacidad de propagación, y protegerlas para que no sean devoradas. Las semillas, en general, no son digeribles, así que se excretan enteras y siguen su camino para propagarse.

Algunos animales están mejor adaptados a estos anti-nutrientes que otros. Las aves, algunos insectos y los roedores fueron diseñados para lidiar físicamente con ellas, pero los humanos no podemos hacerlo.

Ácido Fítico

El ácido fítico, o fitato, está en el salvado y las capas externas de todas las semillas (granos incluidos) y frutos secos. Se une con minerales como el calcio, cobre, hierro, magnesio y zinc en tu cuerpo, y previene su apropiada absorción. Las culturas que comen altas cantidades de granos tienen menores concentraciones de minerales óseos, y tienden a sufrir más por ese tipo de patologías.

Lectinas

Las lectinas son proteínas presentes en las plantas, y se supone que protegen a las plantas de los predadores como insectos y aves. Son antinutrientes y alteran el sistema digestivo en el animal o insecto que consuma esa planta. Las lecitinas pueden afectar adversamente la flora intestinal, causando resistencia a la leptina, interfiriendo con las actividades de absorción y digestión, y causan grandes estragos en tu intestino delgado y tu sistema inmune. Esto puede causar síndrome de intestino permeable, que puede llevar a problemas autoinmunes.

Gluten

Ah, el gluten. Esta proteína es aún peor que la lectina y el ácido fítico. Se halla en el centeno, la cebada y el trigo. El gluten puede destruir las microvellosidades del intestino delgado, lo que resulta en síndrome de intestino permeable. Esto, como vimos, lleva a problemas digestivos, alergias, y enfermedades autoinmunes.

Aproximadamente dos por ciento de los norteamericanos tiene enfermedad celíaca, y otro 29% de personas asintomáticas presentaron análisis positivos de anti-gliadina IgA en su sangre. Una porción aún mayor de la población sufre de lo que se conoce como intolerancia al gluten, que puede causar síntomas como jaquecas, dolor articular, problemas en la piel, trastornos convulsivos y trastornos mentales, entre otros.

Deficiencias De Ácidos Grasos Esenciales

Una dieta con cantidades saludables de ácidos grasos Omega 3 reduce muchos síntomas de enfermedades autoinmunes, puede disminuir tendencias trombóticas, y reducir la inflamación. Puedes consumir Omega 3 con carnes y pescados grasos. Los granos, por otro lado, son bajos en grasas en general, y en Omega 3 en particular. Tienden a ser más ricos en Omega 6, que puede causar aún más desequilibrios.

Carbohidratos

El consumo elevado de granos lleva a obesidad, enfermedad crónica, e infertilidad. Una de las principales razones es el estilo de vida de las personas que come altas cantidades de granos. Con los granos llegan altos niveles de carbohidratos; demasiado altos para la persona sedentaria promedio. Cualquier carbohidrato que una persona consuma y que no se queme como energía se convertirá en grasa almacenada. Agrégale otras hormonas que se liberan con las dietas altas en carbos (insulina, adrenalina y cortisol, sólo por mencionar algunas) y las dietas altas en carbos y altas en granos, esto es un problema esperando suceder.

Demasiadas Fibras

Ok, probablemente te criaron diciéndote que las fibras son buenas para ti– y cuantas más comas, mejor, ¿verdad? Error. Los alimentos altos en fibras pueden dañar el tracto gastrointestinal, lo que luego lleva a una disminución en la producción de mucosidades. Muchas personas que sufren de SII presentan un exceso de mucosidades; así que quizás eso sea una señal. Si quieras más información sobre las fibras y cómo pueden ser malas, lee la Amenaza De Las Fibras. (en inglés)

Pérdida De Proteínas En Dietas Ricas En Granos

Quienes comen altas cantidades de granos de cereales pueden sufrir de un inadecuado crecimiento debido a la reducción del consumo de aminoácidos y proteínas (volvemos al punto en el que, cuantos más granos comas, menos carne consumes). Las proteínas en los granos representan cerca de un 12 por ciento, mientras que la proteína en las carnes magras son cerca de un 22 por ciento.

Qué Significa Esto

Entonces, con tantas cosas que están mal con los granos, ¿por qué los comemos? No hay razón para consumir granos; una persona puede sobrevivir muy bien sin comerlos, y podríamos imaginar que también sería más saludable para nosotros. Entonces, ¿por qué los Estados Unidos (y el gobierno de Canadá, para el caso) recomienda consumir 6—11 porciones de granos por día? Ese es otro tema distinto de por sí, uno que tiene que ver con subsidios y, podríamos decir, una conspiración para mantener enfermas a las personas.

Acerca del autor

admin

JENNAFER ASHLEY Jenna is a Registered Dietetic Technician and recipe developer specializing in healthy eating. She styles and photographs recipes for her website, Fresh and Fit , as well as contributes to a variety of websites. In her free time, Jenna enjoys trying new restaurants and hiking with her German Shepherd.

Click aquí para agregar comentario

Dejar comentario: