• Home  / 
  • Uncategorized
  •  /  5 Señales De Que Eres Resistente A La Leptina (Y Por Qué Importa)

5 Señales De Que Eres Resistente A La Leptina (Y Por Qué Importa)

By admin / octubre 10, 2017

conoce a la leptina.

Se la suele llamar la “hormona de la inanición”, o la “hormona de la saciedad”. Cuando funciona bien, pierdes tu apetito luego de consumir la suficiente cantidad de comida abastecer los niveles de energía de tu cuerpo.

Pero, ¿qué sucede cuando las cosas salen mal?

Esta es la desafortunada realidad para millones de personas en el mundo…

Y, comprenderlo, podría ser la clave para destrabar la pérdida de peso y liberarse de los problemas de salud.

¿Qué Es La Leptina? ¿Qué Hace?

La leptina es el chico nuevo del vecindario en lo que se trata de las hormonas. Los investigadores no la descubrieron sino hasta 1994. Recién están comenzando a comprender qué tan crucial es para mantener un peso ideal, y la salud en general.

Retrocedamos por un momento. ¿Qué es la leptina, exactamente? Es una hormona producida en las células grasas de tu cuerpo. Esta hormona tiene dos propósitos principales:

  • Envía las señales a tu cerebro cuando tienes hambre o cuando estás lleno, y
  • Regula el gasto de energías de tu cuerpo

Resistencia A La Leptina: Cuando Las Cosas Salen Mal

Cuantas más células grasas tengas, mayor es la cantidad de leptina en tu cuerpo (2).

La leptina le envía a tu cerebro la señal de dejar de comer cuando has reabastecido tus reservas de energía. Pero eso sólo sucede cuando el mecanismo de señales está funcionando adecuadamente.

Casi todas las personas tienen la leptina que necesitan para funcionar. Pero las cosas van mal cuando el cerebro deja de recibir las señales de la leptina, y responde acorde a eso.

Esto es una condición llamada “resistencia a la leptina”. Tu cerebro tiene inconvenientes para reconocer (y responder a) las señales hormonales. Así, terminas sintiendo hambre todo el tiempo—incluso cuando has comido más que suficientes alimentos para dar combustible a tu cuerpo.

Tu cuerpo está lleno, pero tu cerebro te dice que estás pasando hambre. Esto lleva a toda clase de desagradables problemas. La resistencia a la leptina ha sido relacionada a la obesidad, problemas en los huesos, e incluso al aumento del riesgo de enfermedad coronaria (34).

¿Cómo Puedes Saber Si Tienes Resistencia A La Leptina?

Millones de personas tienen resistencia a la leptina. Y la mayoría de ellas no sabe siquiera qué es la leptina—mucho menos las serias consecuencias que la resistencia a la leptina crea.

La dieta moderna típica es un enorme factor.

Comer muchos azúcares, granos y alimentos procesados en tus células grasas inundará tu cuerpo con leptinas. Si lo haces con la suficiente frecuencia, el cuerpo se adapta convirtiéndose resistente a la leptina.

Este proceso—funciona de manera similar a la manera en la que las personas se hacen resistentes a la insulina—te deja sintiéndote enfermo, cansado, y hambriento todo el tiempo… incluso cuando comes mucho más que lo que tu cuerpo necesita (5).

Pero hay buenas noticias. Puedes ponerte en acción y restaurar la sensibilidad a la leptina, para revertir tu salud.

El primer paso para corregir el problema: tener una diagnosis apropiada.

¿Tienes resistencia a la leptina?

Estas cinco guías te ayudarán a saberlo:

05. Tienes Sobrepeso (o Bajo Peso)

¿Cuál es la manera más fácil de saber si tienes resistencia a la leptina?

Súbete a la balanza, o mírate al espejo.

Si tienes 7 kilos o más de sobrepeso—y buena parte de eso son grasas acumuladas en tu vientre—muy probablemente tengas resistencia a la leptina (6).

El peso extra a menudo es un derivado de tu cerebro que no puede responder apropiadamente a la leptina. Cargar con peso extra es un buen indicador de que algo sucede en esa área.

Si te cuesta perder peso, la resistencia a la leptina podría ser la culpable.

El poder de voluntad es efectivo al comienzo de tu dieta—cuando tu motivación está alta. Pero la razón por la que la mayoría de las dietas falla a la larga: las hormonas del hambre dan la señal, y eventualmente alteran tu auto disciplina.

Así que si has estado intentando todo bajo el sol para bajar algunos kilos pero nada parece funcionar, no te enojes contigo mismo. Resolver los problemas con la leptina es una de las mayores cosas que puedes hacer para alcanzar una pérdida de peso sustentable.

No tienes que tener sobrepeso para ser resistente a la leptina. Si tienes 4,5 a 7 kilos de bajo peso, la respuesta de tu cuerpo a la leptina puede estar fuera de equilibrio.

En resumen: si tu peso está por fuera de un límite saludable—y has estado intentando solucionarlo, sin éxito—probablemente tengas resistencia a la leptina.

04. Tienes Antojos Alimenticios Constantemente

¿Te vuelves loco entre las comidas? ¿Comes bocadillos todo el tiempo?

Podrías tener resistencia a la leptina.

Esto sucede todo el tiempo. Las personas hacen del comer saludable una prioridad, y comienzan a hacerse el tiempo de preparar tres o cuatro comidas para todo el día.

Pero, ¿qué sucede entre esas comidas? Lo que sucede es que comienzan a visitar el refrigerador, cuando se supone que deberían estar en la cama.

Los antojos alimenticios fuera de control (especialmente los antojos por comida chatarra) son síntomas comunes de la resistencia a la insulina.

Intenta separa tus comidas para que haya al menos 4 horas entre ellas. Si esto te resulta difícil, hay buenas chances de que tengas resistencia a la insulina.

03. No Comes Siquiera Lo Suficiente

Si estás intentando limpiar tu dieta y perder peso rápido, es tentador reducir drásticamente tu consumo de calorías.

Quizás quieras acelerar el dolor de “hacer dieta” tanto como puedas. O quizás quieres perder la última capa de grasa antes de la temporada de traje de baño.

Cualquiera sea tu motivación, este tipo de extrema restricción de calorías puede jugar en tu contra. Reducir demasiado las calorías hace que tu cuerpo se adapte, haciéndose aún más resistente a la leptina.

Luego de un cambio tan súbito, tu cuerpo hace todo lo que esté a su alcance para aferrarse a las grasas almacenadas. En resumen: reducir drásticamente las calorías te hace más difícil perder el peso extra.

Esto le sucede a muchas personas sin intención cuando comienzan una dieta Paleo. Muchos no tienen problema alguno en reducir los azúcares o los alimentos procesados, pero tienen dificultades para reemplazar esas calorías con mejores alternativas.

Quizás estés reduciendo drásticamente tu consumo de calorías para mantener tu peso actual (o perder peso hasta un nivel sustentable).

Si estás en medio de una dieta drástica, este es el mejor momento para dejar de hacerlo. Establecer una base sustentable para aumentar la sensibilidad a la leptina—y mantenerte así—es un camino mucho más sustentable para el control del peso y la salud a largo plazo.

02. Estás Bajo Mucho Estrés Y Te Falta El Sueño

La ira de la carretera y la privación del sueño de los oficinistas no faltan en la sociedad moderna. Pareciera como si todos estuvieran agotados y estresados, no importa hacia dónde veas.

La mayoría de las personas subestima cuán peligroso es esto en lo que respecta a controlar su peso y su salud.

Es fácil entrar en este círculo vicioso. Una combinación de alto estrés y no el suficiente sueño eleva en picos el nivel de cortisol (la hormona del estrés). Y más cortisol lleva a más estrés y menos sueño — lo que lleva a aún más cortisol.

Ese ciclo termina en el mismo lugar, cada vez: una mala salud.

Si no estás poniéndote en acción para controlar tu estrés o dormir lo suficiente (7 a 8 horas) cada noche, estás haciendo a tu cuerpo resistente a la leptina (7). Los altos niveles de cortisol llevan a la resistencia a la leptina. Si no atiendes la situación, la resistencia a la leptina conduce a la obesidad, a la inflamación, y al aumento del riesgo de enfermedad coronaria.

01. Sigues La Dieta Moderna Típica

Los alimentos que ponen en tu boca tienen un enorme impacto en cuán bien tu cuerpo procesará alimentos en el futuro.

Ya comprendes que la dieta típica moderna es atroz. Está repleta de azúcar, carbohidratos refinados, y demasiados nefastos conservantes y químicos, sólo por mencionar algunos.

Comer esa clase de alimentos una y otra vez arruina la respuesta natural de la leptina de tu cuerpo. La mayoría de las personas no tiene idea alguna de que esto está sucediendo.

Los refrescos, las golosinas y las pastas inundan tu cuerpo con un temporario impulso de energía. Pero no le lleva a tu cuerpo demasiado tiempo procesar esos alimentos nutricionalmente vacíos. Puedes comerlos y notar que vuelves a sentir hambre en una o dos horas.

Estos alimentos envían a tu leptina en una montaña rusa. Las oleadas de leptina fuerzan a tu cuerpo a adaptarse, convirtiéndose resistente a esta hormona.

Tu cerebro comienza a pensar que tienes hambre todo el tiempo… incluso cuando ya tienes dentro de ti toda la comida que necesitas (y estás almacenando grasas).

Cómo Restaurar La Sensibilidad A La Leptina (Y Tener Una Mejor Salud)

Si uno o más de los síntomas mencionados arriba se ajusta a tu situación actual, hay buenas probabilidades de que seas resistente a la leptina.

Pero puedes recuperar tu apetito y tus niveles de energía a su balance óptimo.

¿Y cuál es la clave para revertir la resistencia a la leptina?

Tomar elecciones inteligentes en tu dieta y tu estilo de vida.

Esto no es complicado. Sólo hazlo por el tiempo suficiente, y funcionará.

Paso 1. Elimina Los Granos, Los Azúcares Refinados, Y Los Alimentos Procesados

Evítalos—y reemplázalos por fuentes de energía de “combustión lenta” presentes en los alimentos enteros, nutricionalmente densos — esto te ayudará a evitar los nefastos picos de leptina y su inevitable fin, la resistencia a la leptina. Enfócate en vegetales, proteínas animales, y grasas saludables (aceite de oliva, aguacates, etc.) en su lugar.

Paso 2. Maximiza Tu Consumo De Ácidos Grasos Omega 3 (Y Minimiza Tus Omega 6)

Un equilibrio apropiado de ácidos grasos Omega 3 y Omega 6 es esencial para la salud.

Desafortunadamente, la mayoría de nosotros consumimos demasiados Omega 6 de aceites vegetales, alimentos procesados y carnes de animales industrializados. Puedes aumentar tu consumo de ácidos grasos Omega 3 consumiendo más pescados y carnes de pastura. Otra opción: agrega un suplemento de aceite de pescado de alta calidad a tu rutina diaria.

Consumir más Omega 3 y limitar tus Omegas 6 reduce la inflamación y promueve la sensibilidad a la leptina.

Paso 3. Evita Los Bocadillos Tanto Como Puedas

Está bien comer una pieza de fruta o algunos frutos secos de vez en cuando, para hacer desaparecer los gruñidos de tu estómago. Pero intenta limitar las botanas tanto como sea posible.

Consumir algunas comidas por día—en lugar de un constante caudal de alimentos—estabilizará tus niveles de leptina y evitará los picos constantes. Eso hace más fácil para tu cuerpo el responder a la leptina como debería.

Paso 4. Ejercicio

Agrega un poco de entrenamientos de resistencia a tu rutina. Se ha demostrado que esto aumenta la sensibilidad a la leptina, lo que le hará más fácil a tu cuerpo poder decirle a tu cerebro cuando esté lleno, y te ayudará a perder peso (8).

Paso 5. Elimina El Estrés Y Duerme Más

Vencer tu resistencia a la leptina—y recuperar el control sobre tu apetito—requiere de cambios en tu dieta y estilo de vida. El control del estrés y el sueño adecuado deberían ser una alta prioridad, tanto como una dieta saludable. Manéjalos, y te predispondrás para el éxito a largo plazo.

Fácil Control Del Peso Y Mejor Salud

¿Algunas de las guías de arriba te han parecido familiares a tu situación actual?

Si te cuesta controlar tu peso y mantenerte saludable, la resistencia a la leptina podría ser la culpable…

Pero ya no tienes por qué soportarlo. Hacer algunos cambios simples a tu dieta y tu estilo de vida es la base fundacional para la recuperación de la sensibilidad de la leptina, el control del peso sin esfuerzo, y la mejora de la salud.

¡Y no necesitas píldoras de prescripción ni curas milagrosas!

Acerca del autor

admin

JENNAFER ASHLEY Jenna is a Registered Dietetic Technician and recipe developer specializing in healthy eating. She styles and photographs recipes for her website, Fresh and Fit , as well as contributes to a variety of websites. In her free time, Jenna enjoys trying new restaurants and hiking with her German Shepherd.

Click aquí para agregar comentario

Dejar comentario: